El camino desde el grupo al equipo a través del Coaching

El camino desde el grupo al equipo a través del Coaching

coaching de equipos

En la actualidad, cada vez se está dando más importancia a crear equipos de trabajo para resolver tareas o proyectos determinados. De ellos se espera que sean capaces de alcanzar los objetivos propuestos y que sean capaces de coordinarse con otros equipos, pero manteniendo una cierta autonomía y autosuficiencia.

Sin embargo, el proceso de crear un equipo a partir de un grupo es un asunto para nada trivial y que muchas veces termina en fracaso. Es en esta transición hacia un equipo eficaz donde entra el Coaching de Equipos como un catalizador para que todas las piezas empiecen a funcionar como se espera de ellas.

Para Katzenbach (2000), el primer problema que puede surgir en el nacimiento de un equipo es que no va a contar con toda la información y los recursos necesarios para tomar las mejores decisiones. Por ello, es importante la figura del coach o coordinador para dirigir los primeros pasos hacia la consecución de los principios que convierten un grupo en un equipo, que según el autor son:

–  Definición de los objetivos organizacionales e individuales.

–  Elección de los miembros y asignación de tareas.

–  Elección de los líderes según sus aptitudes.

–  Esclarecimiento de responsabilidades y compromiso de los miembros con los objetivos.

Para lograrlo, el coach tendrá que guiar a su equipo a través de varias etapas hasta lograr las sinergias que se esperan. Estas, según el artículo “Equipos de trabajo, una ventaja competitiva, 2005”, son:

–  Etapa de preparación: en la que se deciden los objetivos y la composición del equipo. En esta etapa los problemas de comunicación serán importantes y es trabajo del coach conseguir salir del estancamiento y motivar para seguir adelante.

–  Etapa de introducción: en donde hay que superar la falta de unidad y metodología de actuación. Además, cada miembro intentará encontrar su sitio en el grupo. Es fundamental sentar las bases en la colaboración, la complicidad y la comunicación abierta.

–  Etapa de normalización: se empieza a crear una cierta visión compartida y se  acuerda la necesidad de definir normas y estándares de rendimiento.

–  Etapa de reformación: donde el mejor conocimiento de la tarea, de los compañeros y de uno mismo, lleva a mejorar los procesos y a hacer más eficiente el reparto de tareas.

–  Etapa de alto rendimiento: si todo ha ido bien, es en este momento en el que empiezan a producirse sinergias pues la motivación, la confianza y el compromiso con el equipo es máxima.

Llegados a este punto, el equipo debería ser ya autosuficiente y no necesitar de una ayuda externa para su funcionamiento, ya que serían los propios líderes los que fomentarían una última y continua etapa de seguimiento, en donde se renovarían constantemente objetivos y métodos para adaptarse a las nuevas necesidades y no abandonarse a la rutina.

Referencias

KATZENBACH, JON R. 2000. El trabajo en equipo: ventajas y dificultades.

Equipos de trabajo, una ventaja competitiva. E-DEUSTO. 2005. 38, 2005.

no comments

Leave a reply

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>